Programa Nacional de Asignación para el Empleo

Proyecto de Ley.

Nuestra economía se encuentra afectada por problemas de competitividad derivados, entre otros factores, de la elevada presión fiscal y de altos “impuestos al trabajo”. Ello atenta contra el desarrollo económico argentino y la generación de empleo.

Por eso proponemos generar incentivos que estimulen a los agentes económicos a producir más y mejor, TRANSFORMANDO EL ACTUAL SUBSIDIO POR LA SITUACIÓN DE DESEMPLEO EN UN SUBSIDIO PARA LA GENERACIÓN DE EMPLEO.

Actualmente, el de Régimen de Asignaciones Familiares prevé la asignación universal por hijo para aquellos trabajadores que NO presten servicios remunerados en relación de dependencia en la actividad privada. Lo que proponemos es crear un régimen destinado a generar contratación laboral con dichos beneficiario.

Para incentivar a las empresas a contratar a nuevos trabajadores, beneficiarios de la AUH; el proyecto propone que estos últimos continúen percibiendo dicha asignación de acuerdo a las escalas actuales (manteniéndose las diferencias en valores correspondiente a zona patagónica y a hijos con discapacidad), por un plazo adicional de 12 o 24 meses a partir de la fecha de contratación. De esta manera, solo quedaría a cargo de la empresa la parte complementaria para alcanzar el salario del convenio colectivo de trabajo pertinente.

Debido a la mayor capacidad financiera y a las ventajas lógicas de la economía de escala, proponemos que el estímulo sea de 12 meses para las grandes empresas y de 24 meses para las empresas amparadas en la Ley PyME, que son las grandes generadoras de empleo en nuestro país.

Este proyecto tiene por objeto fomentar la creación de empleo genuino en la economía formal a través de la ampliación de los beneficios sociales establecidos en el Decreto 1602/2009 que establece la incorporación al Régimen de Asignaciones Familiares, Ley 24714, del subsistema no Contributivo de Asignación Universal por hijo para Protección Social.

Como el resto de los beneficios de la Ley Nº 24.714, la ampliación propuesta de la asignación universal por hijo será financiada con los recursos previstos en el artículo 18 de la Ley Nº 24.241, de idéntica forma a lo que actualmente se realiza. Este Programa no implica un excesivo costo fiscal para el Estado Nacional, dado que si el beneficiario se encuentra en situación de desempleo o tiene trabajo informal (no registrado) la ANSES actualmente lo asiste.

Uno de los objetivos de este proyecto es promover la movilidad social ascendente. La inserción laboral en un empleo registrado de una persona que cobra la Asignación Universal por Hijo implica no solo un aumento de su nivel de ingresos, sino que esa persona vuelve a sentirse productiva, recupera su ánimo de progreso y contribuye al crecimiento del país. Esa persona y su familia tendrán cobertura social de salud, descomprimiendo el sistema de salud pública. Tendrán aportes jubilatorios asegurando su futuro, pero también generando ingresos para el Sistema Previsional Argentino. Además, el aumento de su ingreso mensual implica, en términos agregados, el aumento de la demanda interna, produciendo reactivación económica.

Esta nueva dinámica generará un gran incentivo empresarial, dado principalmente por el ahorro del costo laboral. La mayoría de las PyME de nuestro país son de carácter “mano de obra intensiva” y durante el plazo de su contratación estas empresas contratantes verán reducidos sus costos laborales significativamente, más aún teniendo en cuenta que los trabajadores contratados bajo este régimen podrán ser beneficiarios de hasta 5 (cinco) AUH.

Nuestra propuesta genera una correlación positiva entre la cantidad de hijos e hijos con discapacidad que tenga el beneficiario de la AUH, y la reducción del costo laboral de la PyME registrante (a mayor cantidad de hijos beneficiarios de la AUH que tenga un trabajador, mayor será el ahorro para la empresa si decide contratarlo). Generamos entonces un incentivo para la contratación de personas con mayor cantidad de hijos e hijos con discapacidad, cuya vulnerabilidad social es mayor.

Por otro lado el plazo estipulado de 12 y 24 meses le permitirá al trabajador capacitarse laboralmente, y a la empresa contratante reducir el costo laboral, especialmente en el período de entrenamiento laboral, que es donde la inversión en capital humano es más significativa.

El monto a deducir por las empresas registrantes por cada hijo del nuevo trabajador, será mensualmente del 80% de la AUH y el 20 % restante que se percibe a fin de año, previa presentación de libreta escolar y sanitaria, de los hijos del beneficiario, será aplicado a deducir por parte de la PyME registrante en los conceptos de segunda cuota del Sueldo Anual Complementario de dicho empleado.

Por último, cabe destacar que la propuesta de este programa no incrementa el valor asignado por la AUH, simplemente lo hace perdurar en el tiempo, durante el período de programa, a efectos de fomentar el trabajo registral.