Protección del niño o niña nacido prematuro

Proyecto de Ley

Actualmente el artículo 177, de la ley de contrato de trabajo 20.744, establece que en casos de nacimientos prematuros, la madre acumula solo 90 días asignados al pos parto.

Esta disposición no condice con los requerimientos reales de la persona nacida ni, mucho menos, contempla el estado emocional ni las situaciones especiales que deberán afrontar la madre y el padre una vez producida el alta hospitalaria.

El regreso al hogar de los niños y niñas con baja edad de gestación genera incertidumbre y temor y requiere de cuidados especiales o intensivos, como vigilar la respiración, el acatamiento de pautas alimentarias estrictas, un cuidado mayor para prevenir infecciones y la atención del llanto, que puede superar las 6 horas diarias.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en febrero de 2018, “Se estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros (antes de que se cumplan las 37 semanas de gestación). Las complicaciones relacionadas con la prematuridad, principal causa de defunción en los niños menores de cinco años, provocaron en 2015 aproximadamente un millón de muertes.”

En nuestro país, la prevalencia de nacimientos prematuros es del 8% aproximadamente, y con menos de 1500 gramos, el 1,2 de los nacimientos anuales, aunque la cifra global varía incrementando la gravedad según la región.

La actual licencia de 90 días una vez ocurrido el parto no es suficiente cuando se trata de nacimientos pre término, en los cuales los tiempos requeridos son mayores, no sólo por la hospitalización sino también por los cuidados ambulatorios y los controles posteriores.

Hoy, la licencia pos parto puede haber sido consumida en los pasillos de neonatología y, al llegar a casa, el niño o niña no obtendrá en proporción suficiente los cuidados y atención que su condición requiere.

Pero además, la ley vigente establece una desigualdad en los derechos laborales. Ante un nacimiento pre término, no es lo mismo trabajar en el sector público o en el privado, ser docente o trabajador o trabajadora agraria, desempeñar funciones en la administración pública nacional o en la Provincia de Buenos Aires o en La Pampa. En todos estos casos se establecen distintos plazos.

Repasando el panorama normativo, parece inconstitucional no contar con un piso de referencia que garantice el principio de igualdad ante la ley, y no refiero sólo a los derechos de las personas trabajadoras sino a los de las personas recién nacidas que serán o no debidamente asistidas según su edad de gestación y el área laboral de la persona gestante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *